Aguantar un matrimonio que no quiero

Aguantar un matrimonio que no quiero:

Aguantar un matrimonio que no quiero es una frase que se suele repetir en nuestro despacho de abogados.

Algunos matrimonios mantienen un matrimonio insatisfactorio sin plantearse realmente si es por decisión o por costumbre.

Mantener un matrimonio debe de ser una decisión y no la ausencia de decisión que lleva a continuar con un matrimonio con cierta resignación como si fuera aquello que ha tocado vivir en la vida.

Las personas deben de tener la libertad de tomar decisiones conscientes y para ello lo mejor es estar asesorados y sentir que pueden tomar la decisión que consideren más conveniente con igualdad y respeto.

Es posible que en un matrimonio hayan cosas que nos gusten y otras que no nos gusten.

Por eso es tan difícil tomar una decisión pues siempre existen cuestiones buenas y malas pues algunas cosas nos gustaría mantener con el matrimonio pero en otras querremos terminar con el divorcio.

Es imposible una decisión que no suponga perder algo, por eso es tan importante tratar de tomar una decisión meditada y no precipitada.

Aguantar un matrimonio que no quiero
Tomar la decisión de casarme o divorciarme

Tomar la decisión de separarme o divorciarme:

Tomar la decisión de separarme o divorciarme debe de ser estrictamente personal.

Nos pueden ayudar a salir de dudas, pero lo que no deberían es pretender condicionarnos hasta el punto de que podamos sentirnos forzados a mantener el matrimonio, separarnos o divorciarnos.

Tomar la decisión de casarme, separarme o divorciarme no sólo cambia nuestra vida, además supone un cambio respecto de la situación anterior.

  • No es obligatorio que una pareja se case.
  • Además para el caso de que un matrimonio se case, puede configurarse con autonomía y no seguir aquello que la sociedad idealiza en ocasiones que debe de ser el matrimonio.
  • Tampoco es imprescindible que un matrimonio se separare o divorcie.

Aguantar un matrimonio que no quiero o tomar la decisión de separarme o divorciarme.

Ese es el día a día de muchas personas casadas que se debaten entre tomar una decisión o cambiar y no saben muy bien qué hacer y tienen la tendencia, ante la duda, de mantener lo que uno tiene.

El miedo al cambio es normal, pero nunca estará justificado mantener un matrimonio indeseado por no atreverse a tomar una decisión por falta de asesoramiento.

Aguantar un matrimonio que no quiero
Tomar la decisión de separarme o divorciarme

Abogados para preguntar y entender mis derechos:

En este punto es en el que tratamos de incidir de manera positiva llevando a la práctica un asesoramiento que facilite la resolución de dudas prácticas.

No tiene sentido pretender dar clases de derecho teórico a las personas que están pasando un mal momento en su familia y se están planteando la separación o el divorcio.

De igual manera, no tiene sentido pretender incidir en las causas o los responsables de la ruptura, pues es dicha cuestión podrán incidir si así lo desean con otros profesionales ya sea en terapia de pareja o psicológica.

No sólo tiene derechos y obligaciones derivadas de su pasado matrimonial, además cada día va consolidando, creando, modificando y extinguiendo más derechos y obligaciones.

Por ello debemos de tomar una decisión a tiempo de manera consciente, puede ser mantener lo que ya estamos haciendo, pero al menos debemos de ser consciente de las consecuencias legales de dicha situación.

Abogados para preguntar y entender mis derechos matrimoniales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.