Consecuencias de una separación familiar o divorcio

En una separación familiar existirán una o varias causas que legalmente son indiferentes y una serie de consecuencias jurídicas, la de la separación es la suspensión de la vigencia del vínculo matrimonial y la del divorcio su disolución.

En ambos casos la consecuencias tanto de un divorcio como separación matrimonial, las vinculaciones que se hayan creado con el matrimonio estarán reguladas por una serie de medidas contenidas en el convenio regulador de proceso amistoso o en la sentencia de proceso contencioso.

Consecuencias del divorcio en España

La consecuencia legal principal del divorcio en España res la disolución del vínculo matrimonial.

La consecuencias jurídicas accesorias estarán establecidas en la correspondiente resolución, se trata de un decreto, sentencia o escritura de divorcio. Destaca: Atribución del derecho de uso de la vivienda familiar, patria potestad, guarda y custodia, régimen de visitas y pensión de alimentos de los hijos comunes, disolución y liquidación de la sociedad de gananciales, establecimiento en su caso de pensión compensatoria.. etc.

Las consecuencias prácticas del divorcio es que al disolverse el vínculo matrimonial civil, los cónyuges divorciados podrán volver a contraer nuevo matrimonio.

Consecuencias psicológicas del divorcio

De entre las consecuencias psicológicas del divorcio podemos destacar algunas positivas y otras negativas. En ocasiones se van sucediendo y alternando unas y otras, pero existe en muchos casos una evolución en la que inicialmente existe una consecuencia más negativa y con el paso del tiempo se va convirtiendo en positivas de acuerdo a la evolución de la superación del divorcio. En otros casos es al revés, pero será algo muy personal e íntimo que cada matrimonio y cada persona de cada matrimonio vivirá de manera diferente en cada momento.

De entre las consecuencias psicológicas negativas cabe destacar: Depresión, angustia, miedo a la soledad, pena, confusión e inseguridad.

Las consecuencias psicológicas positivas cabe destacar: Alivio, tranquilidad, liberación.

Consecuencias de divorcio para los hijos

Las consecuencias para los hijos del divorcio de sus padres es que dejará de convivir junta la familia y pasarán a vivir por separado conforme al entendimiento de sus progenitores en primer término y conforme una resolución judicial en caso de falta de entendimiento entre los progenitores.

Los hijos son recurrentemente la gran excusa para que muchos matrimonios no decidan divorciarse afirmando frases como «no me divorcio por mis hijos«.

Mientras que una familia es saludable deberá de estar junta. Si se tienen hijos y existe una mala convivencia y problemas graves entre los progenitores, para ofrecer un buen ejemplo y entorno familiar a los hijos, lo correcto es separarse de mutuo acuerdo y aplicar de manera razonable la regulación paternofilial.

Consecuencias del divorcio en niños pequeños

Las consecuencias del divorcio en niños pequeños es que están mas expuestos a sus desavenencias.

Es por ello que desde el momento en el que las cosas en una familia con niños no va bien y se considera que el divorcio es inevitable y la relación se puede ir degradando con el paso del tiempo, lo más responsable es el divorcio a tiempo para evitar someter a la relación a más presión de la que puede aguantar y que los hijos acaben sufriendo las consecuencias.

Consecuencias del divorcio en los hijos adolescentes

Las consecuencias del divorcio de un matrimonio con hijos adolescentes es muy delicado.

Si bien es cierto que los hijos ya no son niños pequeños y por tanto aparentemente no son tan vulnerables, al estar en una fase de evolución y madurez clave para su vida adulta, se debe de tender a mantener el control para evitar que la inestabilidad distorsione la adolescencia, pues podría sembrar o potenciar una rebeldía que podría gestionar.

Consecuencias de un divorcio en hijos adultos

Las consecuencias de un divorcio en hijos adultos son mínimas. Cuando los hijos son adultos ya son independientes y no les afecta tanto ni dependen de sus padres.

De hecho, cuando los hijos son adultos se suelen girar las tornas, de manera que en vez de preocuparse los padres por los hijos pequeños o adolescentes, son los hijos adultos los que tienden a preocuparse de que el divorcio de sus padres sea en términos razonables que no resultan injustos para sus progenitores.

El día de mañana los padre que se divorcian pueden ser abuelos y mantener una cordialidad generará normalidad y tranquilidad a la familia.

Consecuencias de una separación familiar o divorcio
Separación familiar causas y consecuencias

Consecuencias de separarse o divorciarse

Las consecuencias de separarse o divorciarse son muy diferentes en cada familia y persona.

El principal factor que supondrá que exista un buen o mal divorcio o separación, será que se pueda gestionar de manera razonable y con respeto de mutuo acuerdo, pues de no ser así, puede ser un foco de conflictos.

La separación o divorcio supone cerrar una fase de la vida, de manera que cuanto más amistoso sea, la consecuencia es que será más fácil empezar de cero.

Si siente la sensación de que «mi matrimonio se derrumba» es por no estar bien, pero puede tener solución, es lo que deberá de valorar. Incluso el término medio de la separación puede ser una buena opción si tiene claro que quiere separarse pero no sabe si quiere un divorcio definitivo. O incluso separarse de hecho hasta aclarar si se quieren seguir haciendo vidas justos, o en su caso separados.

Las consecuencias en el día a día son las siguientes:

  • Una persona separada podrá reconciliarse, mantener la separación hasta la muerte de uno de los esposos, o en su caso divorciarse.
  • En cambio, una persona divorciada podrá volver a contraer matrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad