Darse un tiempo viviendo con tu pareja en la misma casa

Darse un tiempo viviendo con tu pareja en la misma casa puede ser incómodo o provocar problemas de convivencia pues darse un tiempo debería conllevar separar temporalmente las vidas.

Las parejas que se dan un tiempo y siguen conviviendo realmente están dejando de tener una relación sentimental pero la convivencia hace que en la práctica no consigan tener un tiempo de separación, sino uno de convivencia sin compartir vida sentimental, lo cual es muy complicado.

Separados pero viviendo bajo el mismo techo

Que una pareja o matrimonio esté separada pero conviva en el mismo techo es una situación antinatural que debemos de tratar de evitar en la medida de lo posible.

Dos personas pasan a compartir sus vidas por decisión de ambos, en cambio, con que una de ellas, sin necesidad de dar explicaciones ni motivos jurídicamente, quiera dejar de compartir su vida,  la relación finalice.

En ocasiones a pesar de finalizar la relación sentimental como ambos tienen derecho a residir en la vivienda conyugal hasta que exista una resolución o acuerdo al respecto, los dos se quedan viviendo en la casa a pesar de estar separados.

Puede ser por decisión de convivir juntos por entender que es una buena convivencia, por querer ahorrar y preferir compartir techo o incluso en ocasiones por discrepancias en la atribución del uso.

Separarse pero vivir juntos

Separarse pero vivir juntos no es la mejor opción, pero puede ser una opción razonable con vocación temporal.

Separarse pero vivir juntos de no existir una relación razonable entre los esposos, puede ser una bomba de relojería, foco de conflictos y tensión.

Cada caso es diferente y cada pareja que decide separarse y vivir juntos tendrá sus motivos, pero salvo que ambos esposos mantengan una muy buena relación, con independencia de la relación sentimental, no es la mejor de las opciones.

Vivir en la misma casa sin hablarnos

La mala convivencia de vivir en la misma casa sin hablarse es muy duro. Cruzarse por las dependencias de la vivienda y compartir la vida cotidiana, sin comunicación, puede ser algo demoledor.

La palabra no es normal que se niegue a nadie, pero a nuestro cónyuge, menos aún.

La tensión de mal convivir con una persona con la que no nos dirigimos la palabra debe de evitarse y buscar soluciones antes de que crezca la tensión y pueda acabar en situaciones límite.

Si está en esa situación, busque ayuda, trate de mejorar la relación en la medida de lo posible y déjese asesorar por el abogado que se de su confianza.

Se puede vivir separados en la misma casa

Se puede vivir separados en la misma casa, pero es algo que no se recomienda pues cuando la separación es necesaria o definitiva mantener la convivencia en la misma casa deja de ser algo querido, sino mantenido por algún motivo concreto.

Se puede vivir separados en la misma casa, pero eso no es un proyecto de vida común, sino compartir dos proyectos de vida que han acabado siendo diferentes pero que se desarrollan bajo el mismo techo.

Matrimonio vivir como amigos

No hay ningún impedimento de que un matrimonio decida vivir como amigos sin compartir su vida sentimental ni intimidad.

Es una opción perfectamente respetable, pues de hecho, aunque exista un matrimonio ello no obliga a que ninguno de los esposos tenga un tipo de relación concreta con el otro, sino que prima la libertad interpersonal con independencia del estado civil.

los trucos antes de divorciarse deben de ser la moderación y el respeto. Más que conseguir algo, la prioridad es no deteriorar la relación y tener que reparar el daño y perjuicio derivado del enfrentamiento. El mejor truco para un buen divorcio es no meter la pata y tomar decisiones o actitudes que empeoren la de por si solo complicada situación de una separación.

Matrimonio divorciado viviendo juntos
Darse un tiempo viviendo con tu pareja en la misma casa

Darse un tiempo en pareja para aclarar sentimientos

Darse un tiempo puede ser sano cuando es necesario. No es que sea una buena o mala decisión, sino que será la decisión correcta si es el momento adecuado para ello.

No hay nada bueno o malo en el hecho de darse un tiempo. Es evidente, que dos personas que comparten una relación de pareja o matrimonio no se dan un tiempo de no existir problemas o asperezas.

¿Darse un tiempo es terminar?

Darse tiempo no siempre es terminar.

Darse un tiempo debe de ser algo que vaya en caminado a resolver alguna disyuntiva.

Lo normal es tener claro que queremos o no queremos estar juntos. Cuando nos damos un tiempo es que estamos en la duda y por ello el tiempo no debe de ser en barbecho, sino con la intención de aclarar las ideas.

Darse un tiempo podrá ser acabar en diferido cuando realmente no se tiene claro que darse un tiempo debe de ser con la intención de aclarar las ideas y ojalá recuperar la relación, o de no ser posible terminarla de la manera más rápida y sana desde que se ve clara la decisión.

Necesitamos darnos un tiempo

La gran diferencia es si queremos o necesitamos darnos un tiempo.

La palabra querer expresa deseo, mientras que la necesidad supone algo preceptivo respecto de lo que no hay otra opción satisfactoria posible.

Si necesita darse un tiempo con su mujer o marido, lo mejor es que lo hable directamente para aclarar las dudas y tener la certeza de aquello que piensa o siente el otro miembro de la pareja.

Darse un tiempo debería de construirse en base a una situación previa en la que ambos tengan la oportunidad de trasladar al otro cómo se siente, qué necesita y qué cree que puede hacer en relación a las dificultades de pareja.

Abogados Cebrián & Asociados, despacho de abogados especializado en Derecho de Familia. Letrado responsable Alberto Gª Cebrían, colegiado del ICAM 85.585. Premio Nacional de Ley en Derecho de Familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PRECIOS DIVORCIO AMISTOSO 2024

Divorcio Express Judicial:
150€
por cónyuge

Servicio en todos los Juzgados de España

ABOGADO, PROCURADOR e IVA incluido

Divorcio Express Notarial en Madrid: 200€ por cónyuge

ABOGADO, NOTARIO e IVA incluido

Video del divorcio saludable

Últimos posts

Escanea el código
Call Now Button