Divorcio por culpa de los celos

Divorcio por culpa de los celos:

El divorcio por culpa de los celos es desgraciadamente muy frecuente, especialmente los divorcios con mayor nivel de enfrentamiento.

Los celos cada vez cobran una mayor dimensión con el avance de las redes sociales.

Cada vez es más fácil relacionarse con otras personas y ello favorece que las parejas y matrimonios con problemas o las que tienen una tendencia a ser infieles lo tengan más fácil que nunca.

Esto a su vez suele crear una sensación de inseguridad y desconfianza en la pareja que puede suponer que nazcan celos.

Existen celos razonables y otros que llevan a superar los límites y que en una ruptura pueden marcar la mediación y desarrollo de la relación posterior al divorcio.

Hemos tenido en nuestro despacho personas que no querían escuchar y que realmente aparentaban que le importaba muy poco aquello de lo que estábamos hablando pues sólo le importaba la parte emocional.

No la cuestión emocional o sentimental sana sino más bien tóxica derivada de los reproches que se producen en las rupturas por meros celos.

Por ello es tan importante entender que en el divorcio o separación en términos jurídicos da igual la causa o motivo, ya sea por celos e infidelidad, por disparidad de personalidad, violencia, desgaste… etc.

Por ello el momento del divorcio no es en el que se deben de buscar culpables o responsables de la ruptura sino meramente aceptarla cuando es propuesta y tratar de llegar a un entendimiento amistoso.

Los celos en un divorcio pueden suponernos la pérdida de mucho tiempo, dinero y generar un enfrentamiento con la persona que en su día decidimos casarnos y compartir nuestras vidas, una verdadera pena que hay que tratar de evitar.

Divorcio por culpa de los celos
Divorcio por celos

Expareja celosa:

Tener una expareja celosa puede complicar mucho la separación o divorcio, también incluso la gestión de los vínculos postmatrimoniales, principalmente las relaciones paternofiliales con los hijos comunes.

Una expareja celosa se suele superar con el paso del tiempo a partir de la ruptura, separación o divorcio, pues las vidas se desarrollarán de manera independiente y cada vez se perderá más el contacto y relación.

Celos del padre o madre de mis hijos:

Todo se complica cuando el padre o madre de nuestros hijos es celoso o celosa.

En ocasiones se tiende a utilizar a los hijos para los fines de los padres, principalmente buscar cualquier tipo de excusa para mantener contacto y reprochar, cuestionar, tratar de buscar acercamientos sentimentales… etc.

En ocasiones algunos padres y madres después del divorcio ven muy condicionada su vida por los celos de su expareja.

Esto siempre deberá de valorarse pues existen ciertos celos internos o razonablemente exteriorizados que se deben de tolerar pues es un sentimiento inherente a la ruptura.

En cambio, cuando los celos pasan a ser graves, incómodos o incluso intimidantes o violentos, será el momento de sopesar si esta situación se debe de judicializar.

Celos patológicos y enfermizos:

Los celos patológicos o enfermizos pueden derivar en un verdadero trastorno de la personalidad.

Además, es muy importante que si nuestra pareja o expareja es celosa, sepamos discernir aquello que puede ser permisible y razonable de aquello que en ningún caso y bajo ningún concepto lo es.

No nos pueden pedir explicaciones de nuestra vida, ni casados, ni separados ni divorciados.

Nadie tiene derecho de coartar o limitar nuestra libertad: Seguirnos, espiarnos, controlarnos, exigirnos hacer aquello que no queremos o dejar de hacer algo que queremos… etc.

Una cosa serán los vínculos que mantengamos con nuestra expareja como propiedades, deudas, relaciones paternofiliales.. etc y otra muy diferente la cuestión personal.

Los celos enfermizos y patológicos son muy complicados de gestionar y pueden derivar en situaciones de violencia intrafamiliar, por lo que si por desgracia es su caso, debe de estudiar lo que está ocurriendo y tomar las decisiones acertadas.

¿Se pueden superar los celos?

Los celos son tan personales que dependerán de cómo sea la persona y cómo sea la relación que se ha mantenido con él o con ella.

Algunos celos hacen que se pierda la relación de pareja y matrimonio y con la mera ruptura y separación de vidas, se tiende a superar.

En cambio, existen celos crónicos en los que de no tomarse medidas pueden ir a más y como hemos dicho llegar a situaciones límite.

Los celos o se superan o por lo menos se deben tratar de corregir, pero si usted está leyendo esto lo más normal es que sea la persona a la que le están afectando los celos de su marido, mujer o expareja sentimental y ese es el principal problema.

La persona que tiene que mostrar el interés en superar los celos es la persona que los padece y en la mayoría de los casos no quieren ni pretenden cambiar, en algunos casos, los peores, incluso pueden justificar conductas de celos que coarten la libertad recurriendo a la culpabilidad.

“Es normal que yo haga esto, ya que tu haces lo otro..”.

No debemos de entrar en juegos de destrucción emocional sino separarnos y tratar de repeler las reacciones de celos y tóxicas en general de parejas, exparejas y cualquier persona de nuestra vida en general.

En ocasiones los celos los tienen los hijos, padres, madres, hermanos… los celos van mucho más allá de lo que se suele percibir socialmente y lo malo es cuando se tiende a justiciar.

Matrimonio celoso:

¿Matrimonio celoso?

En este punto vamos contar algo muy curioso que nos paso con un matrimonio en el que ocurría lo siguiente:

El esposo reprochaba a la esposa que era celosa y constantemente desconfiaba de él.

La esposa por su parte reprochaba al esposo que le era infiel de la manera más desconsiderada posible.

¿Saben que es lo peor?

Que en la cuestión de fondo ambos tenían razón, pues tanto la esposa trataba mal al esposo por celos como el esposo trataba mal a la esposa por reprocharle sus infidelidades, pero llegó a afirmarnos que eran totalmente fundadas y reales.

En síntesis, cada uno contaba una historia en la que criticaban el comportamiento de su marido o mujer y realmente ambas eran ciertas, pero era irrelevantes.

Ambos querían divorciarse como decisión firme y definitiva, pero a pesar de ello, lo que más les importaba es tener “la razón” y que correlativamente el culpable de la ruptura era el otro cónyuge.

Eran reproches que se notaba que se habían creado y alimentado durante muchos años atrás.

Por ello, tenemos derecho a ser celosos y nuestra pareja también puede serlo, pero ninguno de los cónyuges tienen obligación de mantener el matrimonio si por el motivo de celos, o cualquier otro, se ha dejado de querer seguir con la relación.

Además, existen celos desarrollados de manera saludable y otros que pueden suponer una injerencia y vulneración de los derechos de la otra parte de la pareja e incluso constituir delito: Acoso, violencia de género o familiar… etc.

Divorcio por culpa de los celos
Expareja celosa

2 comentarios

  1. Buenas tardes:
    Mi mujer al parecer me ha puesto un detective y dice que tiene pruebas de que he tenido relaciones extramatrimoniales. Es cierto que he tenido relaciones con una mujer, pero ella también ya que nuestra relación esta rota desde hace años. Ella es celosa y fue lo ha hecho que ya no seamos un matrimonio, pero dice que lo va a utilizar en el divorcio y creo que me va a chantajear. No tenemos hijos ni nada. ¿Qué podría suponer el detective en el divorcio si de verdad tuviera pruebas? Gracias

    1. Buenos días:
      La relación que relata es bastante tóxica por lo que ambos deberían de querer regular la ruptura con separación o divorcio antes de que se llegue a situaciones límite. Puede tratarse de un divorcio por culpa de lo celos o de infidelidades de uno u otro o incluso estar la relación rota con anterioridad, o no, pero todo esto es indiferente para el proceso de divorcio y no se tendrá en cuenta las cuestiones íntimas que hay detrás de la ruptura.
      Por un lado no procede ni se admite en derecho aportar a juicio la prueba de un detective de infidelidad (si que podría ser en casos en los que se quisiera acreditar horario de trabajo o cuestiones similares) pues no es procedente, depende del tipo de prueba que hipotéticamente pudiera existir incluso podría vulnerar su derecho a la intimidad.
      Contestación sección: Divorcio por culpa de los celos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.