Infelicidad en el matrimonio

Infelicidad en el matrimonio:

Ningún matrimonio es perfecto, pero la infelicidad tampoco debe normalizarse.

En todos los matrimonios y parejas sentimentales existen cuestiones muy buenas y otras que no lo son tanto. La decisión de contraer un matrimonio en muchos casos se debe a que evidentemente las cosas buenas suman más de lo que restan las cosas menos buenas.

Con el paso del tiempo la sintonía y complicidad puede ir perdiéndose y es posible llegar la infelicidad matrimonial.

La infelicidad de un matrimonio es algo subjetivo, algo que se siente desde la percepción de cada uno de los cónyuges.

Tal vez, en las mismas condiciones otra persona podría ser feliz, pero cada uno tiene su propia personalidad, preferencias y en definitiva a cada persona le colma de felicidad algo diferente.

La infelicidad de un matrimonio no es algo permanente y la felicidad tampoco lo es, todo va modulándose y cambiando con el paso del tiempo, depende principalmente de que los esposos caminen hacia lo que les une en vez de hacia lo que les separe.

Cuando un matrimonio no funciona, la mejor opción es ir al divorcio amistoso, pero si aún queda una esperanza de poder salvarlo lo justo para ambos cónyuges es que luchen por superar sus dificultades.

Desde el momento en el que uno de los dos decide firmemente la ruptura, lo justo es que el otro lo acepte y facilite puesto que no se puede pretender forzar o pretender tener un matrimonio a la fuerza.

Infelicidad en el matrimonio
Matrimonio infeliz

Mi matrimonio me hace infeliz:

Si haces propia la frase «mi matrimonio me hace infeliz» poco tendrás que preguntar a los demás, pues el matrimonio es personalísimo y por tanto tiene que ser aquello que quieren los cónyuges.

En muchos casos nuestro marido o mujer le puede gustar mucho o nada a los demás, pero no debemos de dejarnos influenciar, pues nosotros somos los que en su dúa decidimos casarnos y en cada momento debemos de renovar dicha decisión.

  • ¿Mi matrimonio me hace infeliz?
  • ¿Eso puede cambiar?
  • De poderse superar las dificultades. ¿Lo quiero hacer?

Esas son unas de las preguntas clave que nos deberíamos de contestar a nosotros mismos.

Si efectivamente somos infelices en nuestro matrimonio, pero queremos mantenerlo, podemos hacerlo, es una decisión perfectamente respetable. En el caso de que decidamos mantener nuestro matrimonio a pesar de ser infelices, también tenemos que tener en cuenta que el hecho de que nosotros decidamos no divorciarnos hoy, no quiere decir que el día de mañana nuestro esposo o esposa sí decida divorciarse.

Hombre o mujer infeliz en su matrimonio.

Hay hombres y mujeres que se sienten responsable de que su esposo o esposa sea infeliz en su matrimonio.

Infelicidad en el matrimonio
No soy feliz con mi marido o mujer

Hombre y mujer infeliz en el matrimonio son algo que se tiende a soportar entendiendo que en el matrimonio hay que aguantar o soportar.

Esto no debe de ser así, ni debemos de acostumbrarnos a no ser felices ni sentirnos responsables de la felicidad de nuestro marido o mujer.

Mucho menos sentir que hombres y mujeres tenemos diferentes roles, necesidades o responsabilidades.

En un matrimonio tenemos que intentar ser felices nosotros y hacer felices y agradables la vida en todo lo posible la vida de los demás, especialmente nuestro cónyuge.

  • No debería de ser correcto pretender cambiar a nuestro cónyuge.
  • Tampoco deberíamos permitir que nos cambien para ser como quiere nuestro marido o mujer.
  • Debemos de ser claros y decir aquello que queremos y tomar decisiones sinceras que permitan que los dos tomen decisiones conscientes a sabiendas de lo que quiere el otro. Las decisiones son personales pero la pareja es cosa de dos.
  • Uno de los principales problemas son las dificultades en la comunicación por lo que deberíamos de potenciarla directamente o por medio de terceras personas o profesionales.
  • Cada persona evoluciona de manera diferente y lo bueno es saber compatibilizar las parcelas del «yo», «tú» y «nosotros».

Hombre o mujer puede haber sido infelices en un matrimonio en el pasado o en el presente, eso no se puede cambiar, lo que sí es posible es tomar una decisión que nos saque de esa infelicidad de la manera que sintamos que necesitamos.

Infelicidad en pareja

La infelicidad de pareja no es una enfermedad que nos sorprenda de repente. Dos personas deciden compartir una amistad, ser pareja, ser matrimonio y en definitiva compartir la vida en aquello que consideran que es positivo para ambos.

En ocasiones en una pareja una se puede sentir infeliz y otra no, o incluso la infelicidad puede ser algo que va cambiando con el tiempo.

Se debe de tener empatía, ser asertivos y tratar de mantener la sintonía que permita seguir teniendo un proyecto común.

¿La infelicidad nace o se hace? Evidentemente una pareja será infeliz en la medida en la que ambos miembros de la pareja no son capaces de colmar generosamente al otro en aquello que le satisface.

No hay que forzar las parejas pero tampoco dejarlas a la deriva pues evidentemente en ese caso habrá muchas papeletas que la inicial felicidad se degrade y acaba en una manifiesta infelicidad

Falta de sintonía en pareja:

Las relaciones no son una radio, pero si nos puede servir como ejemplo pues deben de vibrar ambos miembros de la pareja en la misma sintonía, hablar en el mismo idioma, tener el mismo nivel de sensibilidad y es así que podrán compartir un proyecto de vida realmente enriquecedor en el que ambos sientan que se enriquecen mutuamente.

Tener sintonía requiere en primer caso saber respetarse y saber compartir de manera sana aquello que para ambos es positivo y hace que no desarrollen conductas tóxicas o infelices.

No hago feliz a mi pareja:

No hago feliz a mi pareja. Esta frase es demoledora.

Puede ser una realidad, por desgracia hay personas que por más que lo intentan no son capaces de hacer felices a sus parejas, pero lo peor de todo es que sienta que la felicidad de su pareja depende de ellos mismos.

Esa es una mochila demasiado pesada. La felicidad de nuestra pareja está condicionada por cómo seamos nosotros, pero no es directamente nuestra responsabilidad. De hecho si se percibe así, ese exceso de presión puede someter a parejas viables a enfrentamientos y frustraciones que impidan que sean verdaderamente felices y lleguen a conectar de manera plena.

Mi pareja no me hace feliz:

Mi pareja no me hace feliz. Esta frase se repite mucho y por desgracia lo que denota es tristeza y resignación.

Si nosotros no somos felices el hecho de que nuestra pareja sea o deje de ser felices con nosotros será algo importante pero no determinante.

Si queremos a nuestra pareja y nos queremos a nosotros mismos, desde el momento en el que sabemos que no somos felices con nuestra pareja, de haber descartado las posibilidades de superar las dificultades y no haberlo conseguido, lo justo para todos es terminar la relación a tiempo.

¿A tiempo de qué?

A tiempo de que la relación se siga degradando hasta llegar a situaciones límite que supongan que la ruptura sea más desagradable para ambos.

Infelicidad en el matrimonio
No soy feliz en mi matrimonio quiero el divorcio

Soy infeliz y quiero divorciarme:

Si en tu cabeza piensas la frase, soy infeliz y quiero divorciarme, poco más habrá que decirte pues no cabe mucha interpretación al respecto.

Está demostrado que la mayoría de los divorcios que se solicitan a tiempo se pueden reconducir de mutuo acuerdo y que aumenta el número de juicios contenciosos de divorcio en los casos en los que se ha esperado demasiado y la relación ya está muy tocada y en muchos casos directamente hundida.

Cuando llega el momento de tomar una decisión se debe de saber gestionar de una manera sincera y no esperar a que la relación este tan enrarecida que el mismo divorcio se pueda convertir en un drama familiar.

Somos abogados expertos en divorcios express de mutuo acuerdo intentando que se puedan gestionar de la manera más fácil, rápida, barata y justa para ambos, pues una divorcia se puede separar, pero necesariamente enfrentarse.

Infelicidad de un matrimonio o pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.