Mi pareja está obsesionado con sus hijos

Todo es compatible y si la pareja no sabe separar el espacio de pareja del de los hijos por estar obsesionada con los hijos, existirá un grave problema que nos debe de hacer recapacitar si queremos mantener la relación sentimental en esos términos.

Padres y madres obsesionados con sus hijos

En algunas relaciones paternofiliales, padres y madres están demasiados centrados en sus hijos hasta el punto de que la dedicación se puede convertir en obsesión.

Parejas con hijos

Las parejas con hijos que no están casadas no tienen necesidad de hacerlo pues respecto de los hijos ambos progenitores y miembros de la pareja tienen los mismo derechos y obligaciones respecto de los niños.

En caso de separación, el proceso será muy similar al de divorcio con hijos, denominándose el proceso guarda y custodia.

A mi pareja no le gustan los niños

Si a su pareja no le gustan los niños, no impedirá que la relación de pareja pueda ser viable y satisfactoria, eso sí, nuestros hijos anteriores a la relación o las expectativas de tener hijos deben de saber gestionarse conforme a estas circunstancias.

Problemas de pareja por hijos no comunes

En una pareja en la que alguno de los miembros tienen hijos no comunes, de no saber gestionar acertadamente la relación, pueden existir graves problemas de pareja.

Cómo mantener la relación de pareja con hijos

Mantener una relación de pareja con hijos no es algo complicado si se saber compatibilizar, pues son se debe de dar a cada relación su espacio.

Mi pareja está obsesionado con sus hijos
Mi pareja está obsesionado con los hijo

La pareja cuando llegan los hijos

Cuando en una pareja llegan los hijos la relación debería de reforzarse, en cambio hay muchas que no saben diferenciar entre el amor y dedicación a los niños, con el de la pareja, que va cediendo su espacio hacía el de los hijos y la pareja acaba cediendo en favor de ser padres y madres.

Ser padres y pareja

Ser padres y pareja es algo maravilloso, pues los hijos son vitales en la vida de una persona y el otro progenitor es junto a nosotros la persona más importante de los niños, por eso la relación de pareja se debe de cuidar por encima de todo, pues además de pareja, es y siempre será padre o madre de los hijos comunes.

Crisis pareja segundo hijo

En ocasiones la crisis de pareja no se produce con el primer hijo, pero si con el segundo hijo en el que parece que ya al ser dos copan toda la atención familiar en detrimento de la relación de pareja que acaba yendo a menos.

Relación de pareja con hijos ajenos

Una relación de pareja en la que para uno los hijos son ajenos pues pertenecen a una relación sentimental previa, puede ser muy enriquecedora y no debemos de pensar que tener hijos anteriores con otra pareja sentimental debe de ser un lastre, pues puede ser una motivación y aliciente para construir un proyecto juntos.

Mi pareja tiene hijos adolescentes

Si su pareja tiene hijos adolescentes la convivencia se puede tornar muy compleja pues la «edad del pavo» como se suele decir, puede conllevar evolución de madurez que genere fricciones y tenciones entre los hijos y su madre y padre y también con la pareja.

No soporto que mi pareja tenga hijos

Si usted tiene un problema en aceptar que su pareja tenga hijos, el problema lo tiene usted, pues salvo que se lo haya ocultado, ya conoció así a la persona y las personas se deben de aceptar como son con sus circunstancias, pues de no ser así, estaremos viviendo una ficción pretendiendo tener una relación con una persona diferente.

Si nuestra pareja tiene hijos no pasa nada, eso sí, deberemos de aceptarlo, asumirlo y decidir continuar o dejar a tiempo la relación.

¿Tengo obligaciones con los hijos de mi pareja?

Las obligaciones respecto de los hijos las tienen los progenitores y en todo casos sus demás familiares. Si usted mantiene una relación de pareja con una persona que tiene hijos no tendrá ni derechos ni obligaciones respecto de dicha persona, más allá de la obligación o sentimiento moral que se pueda crear.

Segundas parejas con hijos adolescentes

Las segundas parejas con hijos adolescentes son son el día a día en España y todas las sociedades avanzadas. Ya no hay prejuicios ni límites a las relaciones familiares y sentimentales, y ano hay etiquetas y las segundas parejas con hijos adolescentes suelen ser enriquecedoras si se sabe gestionar, pues se consolidan relaciones familiares más abiertas y con menos prejuicios.

Mi pareja antepone a sus hijos

Si su pareja antepone a sus hijos con su relación de pareja, deberá de tratar de mediar y considerar si se trata de una situación de transición estrictamente temporal. Pues todo tiene su evolución. Pero si finalmente se le otorga la prioridad a los hijos antes que a usted como pareja por considerar que no es realmente compatible.

Quiero a mi pareja, pero no a sus hijos

Cuando una persona tiene una pareja querida, pero no se acepta o quiere a sus hijos, se tiene un gran problema. Pues si su pareja tiene hijos de su vida pasada, no tiene culpa de ello ni puede cambiarlo. Hay persona con hijos anteriores y otras que no los tienen, depende de usted valorar si quiere a una u otra, pero no puede pretender poner entre la espada y la pared a su pareja de apostar por usted como pareja o por sus hijos, pues usted es el que le forzaría a tomar dicha decisión.

No soporto a los hijos de mi pareja. El problema lo puede generar los hijos, pero usted ha llegad a una intolerancia que conviene analizar o incluso tratar.

Señales de que tu pareja no quiere a tus hijos

Cuando en una pareja uno de los miembros tiene hijos pero siento que hay señales que nos hacen percibir que nuestra pareja no quiere o acepta a nuestros hijos, es muy duro. Los hijos son una parte inseparable de los padres, de manera que si su pareja no quiere a sus hijos habrá que tratar de acercar posturas para que sean compatibles, pero de no ser así, deberá de tomar una decisión acertada en tan complicada encrucijada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad