Mi pareja me amenaza con la separación

Muchas parejas interpretan y perciben la separación como una amenaza, cuando no es así, pues se trata de un derecho legítimo pues nadie puede ser obligado a mantener una relación de pareja o matrimonial que ya no quiere.

Insistir en el deseo de separarse y romper la pareja no es una amenaza.

En cambio, pretender obligar a nuestra pareja a mantener una relación sentimental, de pareja o matrimonio en contra de su voluntad, sí podría constituir un delito de coacciones.

Amenaza de divorciarse o separarse en España

Querer divorciarse nunca es una amenaza en si misma. De hecho, el divorcio se articula como un derecho de cualquier persona casada que podrá divorciarse de mutuo acuerdo pasados tres meses de matrimonio con la colaboración del otro cónyuge de mutuo acuerdo, o incluso sin que su marido o mujer esté de acuerdo en proceso contencioso.

Siempre será mejor el divorcio amistoso, pero el ejercicio de un derecho legítimo nunca es una amenaza.

Casarse es un acto jurídico que constituye un vínculo matrimonial por la voluntad compartida y concurrente de ambos novios. En cambio, separarse o divorciarse es un derecho individual, sin que pretenderlo o proponerlo suponga en ningún caso amenaza.

Mi pareja me amenaza con terminar
Mi pareja quiere irse y terminar la relación

Cuando tu pareja te amenaza continuamente con dejarte

Si una pareja insiste y reitera continuamente que quiere dejarte, no puedes tomártelo como una amenaza, sino como una petición o propuesta que está dentro de la legalidad jurídicamente.

Otra cosa es que en la relación sentimental sea incomodo y desagradable que nuestra pareja nos esté pidiendo contantemente la ruptura hasta tal punto de que sintamos que estamos amenazados con dejar la relación.

Toda persona que está dentro de una relación de pareja o de cualquier otro tipo tiene pleno derecho a dejar de mantenerla en cualquier momento. Cuestión diferente es que nosotros nos acabemos cansando de que constantemente esté encima de la mesa el tema de la ruptura, hasta el punto de que nosotros también acabemos queriéndolo, pues  es normal que la relación se desgaste y se acabe por no querer estar con una persona que no quiere estar con nosotros de manera estable.

Cómo reaccionar cuando amenazan con irse

Si nuestra pareja insiste en que quiere irse, no podemos evitarlo, pues cada persona es libre de marcharse sin que se la pueda retener.

Amenazar con irse y terminar con la convivencia es perfectamente legal, en España no existe el delito de abandono de hogar, no supone ningún tipo de amenaza, pero reaccionar ante esa situación es muy complicado.

¿Cómo se puede reaccionar cuando nos sentimos amenazados con nuestra pareja que quiere irse?

Con comunicación, respeto y empatía.

De entre los trucos antes de divorciarse, es que si es necesario, se haga a tiempo y con consideración, respeto y sin perder las formas.

Mi pareja me deja cada vez que discutimos

Una pareja que deja la relación sentimental cada vez que existe una discusión puede ser síntoma de inmadurez, de inseguridad, de chantaje emocional o de que la relación no tiene futuro y hay algún motivo que impide que se lleve a la práctica.

Será cuestión de plantearse si por nuestra parte seguimos queriendo mantener la relación en estos términos.

En caso de separación o divorcio, habrá que saber gestionarlo a tiempo cuando es necesario para evitar que la relación se degrade innecesariamente con el sufrimiento compartido de todos.

Mi novio o novia amenaza con irse

Si nuestro novio o novia sentimos que nos amenaza con irse y dejar de seguir estando juntos deberemos de comprender que no es ninguna amenaza, siempre y cuando no vaya acompañada de elementos que pudieran ser coaccionantes.

Por ello si su novio o novia le indica que quiere irse, usted tiene que partir de la base de que tiene derecho a hacerlo.

Amenazas en pareja:

Proponer la separación o el divorcio no es una amenaza, pero a continuación responderemos diferentes preguntas y respuestas breves en las que resolveremos dudas que suelen repetirse en nuestro despacho. A pesar de ello, habrá que analizar las circunstancias de cada caso concreto.

Mi pareja me amenaza con pegarme

Si su pareja le amenaza con pegarle sí estaría cometiendo un presunto delito de amenazas. Si nuestro marido o mujer amenaza con pegarnos, pida ayuda, podría estar a tiempo de prevenir agresiones y sobre todo a tiempo de protegerse a usted y sus seres queridos.

Amenaza de mantener relaciones sexuales en pareja

Si su esposo, esposa, novio o novia o amistad o cualquier persona en general le propone hasta el punto de que siente la amenaza condicionada de mantener relaciones sexuales, usted tiene plena libertad y derecho a negarse a ello. La propuesta de mantener relaciones sexuales es legal siempre y cuando se haga de una manera razonable, pero ante nuestra negativa no puede insistir, forzar o coaccionar pues podría constituir un delito. En estos casos, debe de pedir ayuda.

Amenaza de quitarnos dinero

La amenaza de quitarnos dinero que nos pertenezca, podría constituir un delito de coacciones. Lo que habría que hacer es comunicar, a ser posible de manera fehaciente, que no queremos que coja ni utilice nuestro dinero, pero para el caso de que lo haga sin nuestro consentimiento podrá ser delito.

Eso sí, debemos de diferenciar entre dinero privativo y común.

Amenaza de quitarnos a los niños

La amenaza de «si me separo te quito a los niños» por desgracia se escucha en demasiadas ocasiones, afortunadamente en la mayoría de los casos se trata de palabras desafortunadas que se refieren a que en el proceso de divorcio van a quedarse con la custodia de los hijos. En ese sentido es legal siempre y cuando no sobrepase la delgada linea de la coacción.

En el supuesto de lo que suponga sea un riesgo de sustracción de menores, debe de protegerlos e interponer medidas judiciales pues sí podría ser delito y lo más importante es adelantarse a las situaciones, prevenir.

Amenaza con echarnos de la casa

Nuestra pareja puede irse de la vivienda familiar, tiene derecho a hacerlo y no podemos evitarlo, pero lo que nunca puede hacer es echarnos de la casa en la que convivimos sin una resolución judicial.

Cada caso es diferente, pero la amenaza de echarnos de la casa puede constituir un delito de coacciones, al igual que el cambio de cerradura, que en la práctica puede suponer echarnos de la casa.

Amenaza contar intimidades fuera de la pareja

El hecho de que se comparta en pareja ciertas vivencias e intimidades, en ningún caso permite que nuestra pareja o expareja las haga públicas.

Es por ello, que la amenaza de contar intimidades fuera de pareja (a nuestros familiares, amigos, jefes, por redes sociales… etc) puede ser delito, y lo que deberemos hacer es comunicar nuestra prohibición expresa, para que no pueda alegar haberlo hecho con buena fe o desconocimiento de que hacía algo ilegal.

Amenaza con publicar mensajes o fotos privadas

La relación entre dos personas debe de mantenerse en la intimidad de las dos personas. En el caso de que una de ellas amenace con publicar los mensajes o fotos privadas, podría ser delito, siendo muy importante apercibir que que no está autorizado a hacerlo, pues de ser así, se procedería a la oportuna denuncia y en su caso demanda por vulneración del derecho al honor.

Abogados Cebrián & Asociados, despacho de abogados especializado en Derecho de Familia. Letrado responsable Alberto Gª Cebrían, colegiado del ICAM 85.585. Premio Nacional de Ley en Derecho de Familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PRECIOS DIVORCIO AMISTOSO 2024

Divorcio Express Judicial:
150€
por cónyuge

Servicio en todos los Juzgados de España

ABOGADO, PROCURADOR e IVA incluido

Divorcio Express Notarial en Madrid: 200€ por cónyuge

ABOGADO, NOTARIO e IVA incluido

Video del divorcio saludable

Últimos posts

Escanea el código
Call Now Button