Problemas en el matrimonio que acaban en divorcio

Los grandes o mal gestionados problemas de los matrimonios pueden acabar precipitando la separación o el divorcio.

  • Por ello, es importante analizar nuestra relación matrimonial para mantenerla de la manera más saludable posible.
  • En el caso de detectar problemas en la pareja,  atajarlos y tratar de superarlos.
  • De no ser posible superar los problemas de pareja, lo mejor puede ser un divorcio a tiempo, antes de que la relación se deteriore y el proceso de divorcio se torne más complicado.

Problemas en el matrimonio por la familia

La familia es un concepto amplio y extenso. Los matrimonios forman parte de una familiar, pero no todas las relaciones familiares son matrimoniales. Dicho esto, son muchos los matrimonios que atraviesan dificultades a raíz de problemas con los familiares de una y otra familia política.

No es fácil conseguir el equilibrio entre familias, pues cuando una pareja contrae matrimonio se forma un nuevo núcleo familiar que está dentro de otra familia, lo que en ocasiones genera fricciones y no se gestiona de una manera asertiva y conciliadora.

Es por ello que de entre los problemas matrimoniales, destacan muy especialmente los derivados de fricciones con las familias políticas, destacando que caso siempre se puede arreglar. Existen problemas matrimoniales con muy difícil solución, como por ejemplo la incompatibilidad de caracteres. En cambio, una acertada actuación en las relaciones con los familiares pueden prevenir enfrentamientos, tensiones e incluso rupturas.

Problemas de pareja discusiones constantes

Las discusiones constantes son la punta del iceberg que en muchos casos pueden ser la parte más visible de otros problemas.

Cuando dos personas están en armonía, pueden tener diferencias, es algo normal, pero si la pareja ya protagoniza discusiones constantes, tal vez ha sobre pasado el límite de una relación sana y está atravesando una fase tóxica y compleja.

Problemas en el matrimonio que acaban en divorcio
Síntomas de problemas matrimoniales

Síntomas de un mal matrimonio

Los síntomas apreciables de un mal matrimonio son aquellos signos de malestar e incompatibilidad que se perciben de una manera verbal o incluso que se manifiesta con acciones u omisiones que crean un mal ambiente sentimental.

Cuando en un matrimonio los miembros de la pareja dejan de estar cómodos, sentir complicidad y ya no disfrutan juntos, sino que el tiempo compartido se convierte en algo molesto o desagradable, estamos ante un matrimonio que no funciona.

Para ejemplificarlo, podemos destacar cuando:

  • Una pareja mantiene una relación tensa sin motivo aparente.
  • En los casos en los que no existe comunicación o voluntad de entendimiento.
  • Cunado se produce incomprensión, malestar y cada cónyuge desea cada vez más potenciar su individualidad y reducir la vida común.

Infelicidad en el matrimonio

Problemas en el matrimonio y posibles soluciones

Por cada problema matrimonial habrá una solución de entre todas las alternativas.

Habrá que afrontar cada problemática de manera diferente buscar el origen y ponderar la decisión individual y conjunta.

Se repite mucho la situación desde nuestra experiencia, de que cada miembro del matrimonio relata una situación totalmente diferente. Impacta en ocasiones como dos personas que han compartido una misma convivencia, tienen percepciones tan diferentes.

Una cuestión muy importante es partir de las mismas premisas desde la autocrítica y no sólo desde la critica al otro.  Ese es el primer paso, con sinceridad y empatía tratar de buscar aquellas soluciones que satisfagan las necesidades de amigos cónyuges y no se centren en las peticiones unilaterales de uno de los esposos frente al otro.

Cómo arreglar un matrimonio en crisis

Para arreglar un matrimonio en crisis hay que centrarse en aquellas cuestiones que han separado a los esposos, para tratar de analizarlas y plantear posibles soluciones.

Los arreglos inmediatos fruto de grandes enfrentamientos que se suceden alterantemente con grandes reconciliaciones que realmente no analizan y tratan los problemas en origen, no hacen otra cosa que poner una «tirita» temporal que no resuelve, sino que evade el problema real, que normalmente vuelve a aparecer más adelante, con una acumulación de malestar al repetirse de nuevo situaciones que cada vez cansan y hartan más a los esposos.

Terminar una relación por problemas económicos

Cada vez los problemas económicos están más presentes en las rupturas.

Parejas y matrimonios deciden terminar su relación sentimental debido a las dificultades para llegar a final de mes.

Hay que diferenciar dificultades insalvables, en los casos en los que los gastos y necesidades familiares no pueden ser cubiertos adecuadamente con el dinero e ingresos, de manera que en este caso existirá un problema económico que puede dinamitar un matrimonio o pareja que de no existir esa dificultad financiera, sería perfectamente viable.

De otras situaciones en las que con independencia de la situación concreta que un matrimonio pueda atravesar, pues siempre existen mejores y peores momentos, se tiende a tensionar la relación viviendo como se suele decir «por encima de las posibilidades», lo que hace que no se trate de un problema económico en su origen, sino una mala base de organización y prioridades en la pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad