¿qué es el síndrome de alienación parental sap y qué consecuencias produce en los menores?

El síndrome de la hija odia a la madre

El síndrome de alienación parental es un término acuñado por el psiquiatra infantil Richard A. Gardner a partir de sus experiencias clínicas a principios de los años 80.[2][3] El concepto de que uno de los progenitores intente separar a su hijo del otro como castigo o parte de un divorcio se ha descrito al menos desde los años 40,[8][11] pero Gardner fue el primero en definir un síndrome específico. En su artículo de 1985,[2] definió el SAF como

…un trastorno que surge principalmente en el contexto de las disputas por la custodia de los hijos. Su principal manifestación es la campaña de denigración del niño contra el padre, una campaña que no tiene justificación. El trastorno resulta de la combinación del adoctrinamiento por parte del progenitor alienante y de las propias contribuciones del niño al vilipendio del progenitor alienado[3].

También afirmó que el adoctrinamiento puede ser deliberado o inconsciente por parte del progenitor alienador[12][13] Gardner creía inicialmente que los padres (normalmente las madres) hacían falsas acusaciones de abuso infantil y sexual contra el otro progenitor (normalmente los padres) para evitar que siguieran teniendo contacto. [14] [15] Aunque Gardner describió inicialmente a la madre como la alienadora en el 90% de los casos de SAF, posteriormente afirmó que ambos progenitores tenían la misma probabilidad de alienar[16] [17] [18] También afirmó posteriormente que, según su experiencia, las acusaciones de abuso sexual no estaban presentes en la gran mayoría de los casos de SAF[19].

Cómo afrontar la alienación parental

Que un matrimonio se rompa es muy duro para los afectados, pero a veces es la mejor solución. Pero, por desgracia, no todas las parejas se rompen de forma amistosa. El problema viene cuando termina muy mal, y el amor que antes tenían se convierte en odio.    Esto afecta sobre todo a los hijos, lo que puede desembocar en el Síndrome de Alienación Parental (SAP).

Aunque este síndrome aún no ha sido aceptado en el manual de psiquiatría, su existencia es innegable. Este síndrome consiste en la separación del niño de uno de sus padres, tras la lucha de sus padres después del divorcio. Es una forma de maltrato psicológico hacia los niños.

Es conocido por todos que los niños en muchas ocasiones, son utilizados como armas en las separaciones de sus padres. Un progenitor puede manipularlo a su favor, a través de insultos, desprecios, burlas, adjetivos despectivos… desacreditando y desprestigiando al otro para ganar la batalla por la custodia.

Esto puede llevar a una separación del menor del otro progenitor, que suele extenderse a su familia, despreciándolo con un sentimiento hostil y cruel. Asumen como propios los sentimientos que se les han inculcado a través de la manipulación emocional.

Cómo afrontar la alienación parental

El síndrome de alienación parental (SAP) es actualmente objeto de un gran debate. Desde su aparición, hay fervientes defensores de su existencia frente a otras voces que reclaman su eliminación en los procesos de divorcio, llegando a hablar de maltrato institucional. ¿Existe realmente este síndrome o se está utilizando de forma imprudente en nuestro sistema judicial?

Aunque el origen del término se remonta a años atrás, este debate vuelve a estar en boca de todos. El Gobierno actual está tratando de eliminar el uso de este fenómeno, que en ocasiones es utilizado por los jueces (entre otros factores) para decidir la custodia entre los padres y discernir el régimen de visitas. En concreto, la Ley Orgánica de Protección Integral del Niño y del Adolescente contra la Violencia pretende incluir la prohibición del citado síndrome en los procesos de divorcio (1). Sin embargo, la enmienda no define los criterios, ni aborda este fenómeno en todas sus dimensiones.

La cuestión clave, y el principal argumento para su eliminación, se da en los casos en los que hay violencia o maltrato. Algunas mujeres maltratadas han tenido que mantener encuentros con el padre de sus hijos, ya que éstos presentaban «síntomas» compatibles con el SAP, lo que supone un claro peligro para la integridad física y psicológica de madres e hijos.

¿qué es el síndrome de alienación parental sap y qué consecuencias produce en los menores? del momento

El síndrome de alienación parental (SAP) es actualmente objeto de un gran debate. Desde su aparición, hay fervientes defensores de su existencia frente a otras voces que reclaman su eliminación en los procesos de divorcio, llegando a hablar de maltrato institucional. ¿Existe realmente este síndrome o se está utilizando de forma imprudente en nuestro sistema judicial?

Aunque el origen del término se remonta a años atrás, este debate vuelve a estar en boca de todos. El Gobierno actual está tratando de eliminar el uso de este fenómeno, que en ocasiones es utilizado por los jueces (entre otros factores) para decidir la custodia entre los padres y discernir el régimen de visitas. En concreto, la Ley Orgánica de Protección Integral del Niño y del Adolescente contra la Violencia pretende incluir la prohibición del citado síndrome en los procesos de divorcio (1). Sin embargo, la enmienda no define los criterios, ni aborda este fenómeno en todas sus dimensiones.

La cuestión clave, y el principal argumento para su eliminación, se da en los casos en los que hay violencia o maltrato. Algunas mujeres maltratadas han tenido que mantener encuentros con el padre de sus hijos, ya que éstos presentaban «síntomas» compatibles con el SAP, lo que supone un claro peligro para la integridad física y psicológica de madres e hijos.

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad