¿quién puede ser mediador en un conflicto?

Análisis de la mediación

La mediación es un proceso estructurado e interactivo en el que un tercero imparcial ayuda a las partes en conflicto a resolverlo mediante el uso de técnicas especializadas de comunicación y negociación. Se anima a todos los participantes en la mediación a participar activamente en el proceso. La mediación es un proceso «centrado en las partes», ya que se centra principalmente en las necesidades, los derechos y los intereses de las partes. El mediador utiliza una amplia variedad de técnicas para guiar el proceso en una dirección constructiva y para ayudar a las partes a encontrar su solución óptima. Un mediador es facilitador en el sentido de que gestiona la interacción entre las partes y facilita la comunicación abierta. La mediación también es evaluativa en el sentido de que el mediador analiza los problemas y las normas pertinentes («prueba de la realidad»), al tiempo que se abstiene de dar consejos prescriptivos a las partes (por ejemplo, «Deberías hacer…»).

El término mediación se refiere en general a cualquier instancia en la que un tercero ayuda a otros a llegar a un acuerdo. Más concretamente, la mediación tiene una estructura, un calendario y una dinámica de la que carece la negociación «ordinaria». El proceso es privado y confidencial, posiblemente impuesto por la ley. La participación suele ser voluntaria. El mediador actúa como un tercero neutral y facilita el proceso en lugar de dirigirlo. La mediación se está convirtiendo en una solución más pacífica y aceptada internacionalmente para poner fin al conflicto. La mediación puede utilizarse para resolver conflictos de cualquier magnitud.

Importancia de la mediación en la resolución de conflictos

La mediación es un proceso de resolución de conflictos en el que un mediador neutral ayuda a las partes a través de un debate constructivo y una negociación de sus problemas para llegar a una resolución mutuamente aceptable.

Dados los recientes cierres de tribunales y la dificultad de llevar los casos a juicio hoy en día, la mediación se está convirtiendo en una opción más fiable y asequible que nunca. Ofrecemos servicios de mediación y formación en mediación.

La ADR (Mediación) es un proceso ofrecido por el tribunal y otros para ayudar a la gente a resolver sus disputas sin ir a juicio. Al utilizar la ADR (Mediación), es posible que no tenga que presentar una demanda, y si la presenta, puede evitar un juicio. La ADR (Mediación) suele ser menos formal, menos costosa y requiere menos tiempo que un juicio y también puede dar a las partes más control sobre cuándo y cómo se resuelve su disputa.

Ejemplo de resolución de conflictos por mediación

El sistema judicial desempeña un papel importante en Estados Unidos, pero no está exento de inconvenientes y limitaciones, en particular el carácter contencioso de los litigios. La mediación, en cambio, aunque no sustituye al sistema judicial, es un complemento eficaz y asequible en una amplia gama de casos.

Si la mediación se considera apropiada y las partes están de acuerdo o se les ordena mediar, el tribunal remitirá a las partes a un mediador aprobado o proporcionará una «lista» de mediadores que cumplan las normas y requisitos básicos. En los estados que tienen tales requisitos, los mediadores deben recibir la aprobación o certificación del tribunal para ser considerados para la remisión.

Los estados con listas oficiales de mediadores de los tribunales suelen exigir entre 20 y 40 horas de formación en mediación aprobada. De los estados con normas estatales completas, la mayoría exige una mayor formación a los neutrales que desean mediar en conflictos familiares que a los interesados en conflictos civiles. Los casos de relaciones familiares suelen ser muy conflictivos y la mayoría de las partes en estos casos son litigantes auto representados. Los mediadores en casos de familia también suelen trabajar con partes que no están familiarizadas con la ley, por lo que es importante que los mediadores de los tribunales de familia conozcan a fondo los matices relacionados con estos casos.

El arbitraje en la resolución de conflictos

La mediación es un proceso estructurado e interactivo en el que un tercero imparcial ayuda a las partes en conflicto a resolverlo mediante el uso de técnicas especializadas de comunicación y negociación. Se anima a todos los participantes en la mediación a participar activamente en el proceso. La mediación es un proceso «centrado en las partes», ya que se centra principalmente en las necesidades, los derechos y los intereses de las partes. El mediador utiliza una amplia variedad de técnicas para guiar el proceso en una dirección constructiva y para ayudar a las partes a encontrar su solución óptima. Un mediador es facilitador en el sentido de que gestiona la interacción entre las partes y facilita la comunicación abierta. La mediación también es evaluativa en el sentido de que el mediador analiza los problemas y las normas pertinentes («prueba de la realidad»), al tiempo que se abstiene de dar consejos prescriptivos a las partes (por ejemplo, «Deberías hacer…»).

El término mediación se refiere en general a cualquier instancia en la que un tercero ayuda a otros a llegar a un acuerdo. Más concretamente, la mediación tiene una estructura, un calendario y una dinámica de la que carece la negociación «ordinaria». El proceso es privado y confidencial, posiblemente impuesto por la ley. La participación suele ser voluntaria. El mediador actúa como un tercero neutral y facilita el proceso en lugar de dirigirlo. La mediación se está convirtiendo en una solución más pacífica y aceptada internacionalmente para poner fin al conflicto. La mediación puede utilizarse para resolver conflictos de cualquier magnitud.

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad