Separación sin estar casados con hijos e hipoteca

Separación sin estar casados con hijos e hipoteca:

Se denomina proceso de guarda y custodia o medidas paternofiliales a los procesos de separación en los que las partes no están casadas y tienen hijos comunes.

Estos procesos se pueden tramitar tanto de mutuo acuerdo como por lo contencioso.

Sólo se pueden tramitar por vía judicial, pues la vía notarial está reservada a los procesos sin menores.

En todo proceso judicial de derecho de familia con menores intervendrá el Ministerio Fiscal para velar por los derechos e intereses de los niños.

Una separación sin estar casados no tiene que ser más o menos complejo que un divorcio con hijos, simplemente son diferente y el objetivo en todo momento debe de ser el de salvaguardar los derechos e intereses de los menores para procurarle la regulación y la aplicación práctica en la vida real que sea mejor para ellos en cada caso.

En definitiva, adaptar la regulación a las necesidades de los niños dentro de las posibilidades y circunstancias familiares, no al revés.

La hipoteca supone un vínculo patrimonial importante, pero siempre lo patrimonial debe de estar supeditado a lo más importante que son los intereses de los hijos comunes menores de edad.

Separación sin estar casados con hijos e hipoteca
Guarda y custodia

Separación sin estar casados de mutuo acuerdo:

Una separación sin estar casados de mutuo acuerdo se puede tramitar de manera fácil, rápida y económica.

Para las medidas paternofiliales de los hijos no debemos de pensar que uno de los padres va a ganar y el otro correlativamente va a perder.

No estamos compitiendo ni debemos vernos entre los progenitores como enemigos, sino que todo lo contrario, por responsabilidad se debe de tratar con la máxima prudencia, colaborar y tratar de acercar posturas en todo aquello que en definitiva pueda favorecer a los hijos comunes.

Indiscutiblemente la buena relación entre los progenitores redundará en el beneficio de los niños y es por ellos que un proceso de separación sin estar casados pero con menores supondrá que la prioridad sea la de llegar a entendimientos beneficiosos y que la regulación proteja adecuadamente a los menores.

Separación sin estar casados rápida:

Nunca podrá ser tan rápida como debería ser el proceso de guarda y custodia, pero de mutuo acuerdo siempre será mucho más rápido. El plazo de tramitación de un proceso de guarda y custodia por lo contencioso suele tardar entre 8 meses y un año, pero puede ser incluso más.

En cambio, de mutuo acuerdo el plazo medio es de 2 a 3 meses, pudiendo ser más o menos en función de la lentitud o rapidez del Juzgado concreto.

Separación sin estar casados fácil:

Una separación de dos personas que sin estar casados van a regular la vida de sus hijos comunes, debería de ser siempre amistosa, pues no estamos hablando de cosas u objetos, sino una persona que debe de ser la prioridad suficiente como para que ambos progenitores pongan de su parte y alcancen los acuerdos que realmente beneficien a los niños por encima de sus propios intereses individuales o resentimientos sentimentales.

El proceso de guarda y custodia amistoso de mutuo acuerdo, evidentemente será mucho más fácil para todos.

Separación sin estar casados a precio económico:

Un proceso de guarda y custodia para una pareja que se separa sin estar casados pero con hijos comunes podrá tramitarse a un precio mucho más económico si se tramita de mutuo acuerdo.

En nuestro despacho de hecho el proceso puede supone un precio del 10% de lo que valdría un contencioso, a lo que ayuda evidentemente el hecho de que se pueda compartir abogado y procurador si así se desea, nosotros lo recomendando, ahorrando la mitad de los honorarios.

Separación sin estar casados con hijos e hipoteca
Medidas paternofiliales

Separación sin estar casados con hipoteca:

Son muchas las parejas que se han comprado una casa juntos e hipotecada pero que no se han casado.

Antes era una situación atípica, pero ahora es muy frecuente.

En una pareja que no está casado no existe régimen económico matrimonia (es evidente al no existir matrimonio).

Por ello, se trata de dos personas que con independencia de los demás vínculos que puedan mantener, tiene patrimonios diferentes y que comparten una propiedad hipotecada.

Si la vivienda común hipotecada constituye el domicilio familiar el uso deberá de atribuirse al bien jurídico más digno de protección, en caso de tener hijos, lo más habitual es la atribución a los hijos y progenitores custodios.

Con independencia de si la familia reside en dicho inmueble y si se atribuye un derecho de uso y disfrute del miso, si está hipotecado deberá de abonarse por parte de ambos propietarios en proporción o su correspondiente porcentaje.

Separación sin estar casados con hijos e hipoteca. Lo mejor, como en cualquier proceso de familia que sea de mutuo acuerdo y que cuente con un profesional que sea de su confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.