Trucos antes de divorciarse

Trucos antes de divorciarse

Trucos antes de divorciarse

Trucos antes de divorciarse
Trucos antes de divorciarse

El mejor truco es no utilizar trucos y ser lo más sinceros y claros posibles para evitar malentendidos antes de divorciarse y conseguir que con respeto y cordialidad se pueda gestionar de mutuo acuerdo.

El respeto es norma que debe de presidir todo matrimonio, separación o divorcio.

Si ambos esposos mantienen el debido respeto sin perder las formas y reciben el correcto asesoramiento antes, durante y después del divorcio, no tienen nada que temer y el divorcio en vez de ser en enfrentamiento que perjudique a todos, acabará siendo la mejor solución familiar consensuada en beneficio de ambos esposos y principalmente los hijos comunes que en derecho de familia son lo más importante.

Qué hacer antes de divorciarse

¿Qué hacer antes de divorciarse? No creas en trucos genéricos pues tú familia no es una familia cualquiera, sino que tiene circunstancias y necesidades específicas.

Más que pensar en que se debe de hacer antes de divorciarse, debe de tenerse muy en cuenta lo que no debemos hacer, pues en la mayoría de casos en los que no es posible el divorcio amistoso y la ruptura acaba en un juicio contencioso, se produce por un deterioro de la relación fruto de malentendidos, problemas de comunicación y conflictos innecesarios.

En definitiva, por no haber sabido dejar a un lado el drama y los reproches de la ruptura y haber sometido a la relación a una mayor presión de la que puede soportar y haberse degradado con el consiguiente riesgo de que se produzcan situaciones límite.

Trucos antes de divorciarse
Soluciones en proceso de divorcio

Trucos antes de separarse

Los consejos y recomendaciones a modo de trucos antes e divorciarse son los del sentido común, no hay secretos sino buenas prácticas que pueden ayudarnos en gran medida a que separarse de mutuo acuerdo pueda ser posible evitando un enfrentamiento familiar en proceso contencioso.

Entre otras, cabe destacar las siguientes pautas:

Evitar mala convivencia:

De ser posible evitar situaciones de tensión que puedan producirse en el día a día de la convivencia  del matrimonio  que se está separando o divorciando. Una mala convivencia puede deteriorar la relación hasta tal punto de crear unos problemas que realmente no existen, sino que se derivan de esas pequeñas y grandes disputas o discusiones que se pueden derivar de la incómoda situación que se produce cuando se convive con una expareja.

De ser posible, lo mejor es tratar de llevar una convivencia razonable hasta que se pueda llegar a un acuerdo en el que se establezca la atribución del derecho de uso y disfrute del domicilio familiar.

Pero si existe tensión en la convivencia, lo recomendable es dejar de convivir en el mismo techo (evidentemente si desatender a los hijos), muchos clientes nos preguntan si pueden ser denunciados por abandono de hogar en este caso. Aclaramos a dicho extremos una vez más que no, no existe el delito de abandono de hogar y por tanto nada impide que los cónyuges no residan en el mismo domicilio, pues de hecho es lo recomendable en casos de problemas de convivencia.

Evitar enfrentamientos: 

No iniciar discusiones que no llevan a ningún sitio y no contribuir en enfrentamientos que existan de una forma que no sea asertiva y constrictiva con la intención de buscar soluciones y no discusiones.

En todo proceso de divorcio es normal que cada uno de los esposos mantenga un punto de vista de la situación familiar, pero no hay que tener predisposición al enfrentamiento, sino todo lo contrario, al entendimiento.

Transferencias del dinero común:

No realizar disposiciones patrimoniales del dinero o bienes comunes. Es una mala práctica disponer del dinero común por miedo a que el otro cónyuge disponga del mismo. En determinados casos sí que puede estar justificado sacar dinero común siempre y cuando no exceda de la mitad, de manera que se respete la mitad de dinero del otro cónyuge, sin dejar la cuenta vacía de manera que exista riesgo de no poder cubrir los gastos familiares: Suministros, hipoteca, comunidad, gastos de los hijos… etc.

Condicionar a los hijos:

En un proceso de divorcio se divorcian los padres y no los hijos, de manera que se deben de reservar las cuestiones de los adultos para las relaciones adultas y las cuestiones adecuadas y recomendables para los hijos en las relaciones respecto estos.

  • No es razonable que padres o madres cuesten su versión de la ruptura a los hijos.
  • Es totalmente inadecuada la frecuente situación en la que los progenitores explican a los niños los detalles del proceso judicial.
  • Es absolutamente despreciable la actitud de los padres y madres que tratan de influenciar a los niños para posicionarlos en su favor y en contra del otro progenitor.
Trucos antes de divorciarse
Separación con respeto

¿Trucos antes de divorciarse o separarse? El mejor consejo y recomendación acudir a un abogado de confianza a ser posible especializado en derecho de familia para recibir asesoramiento, a ser posible conjunto por parte de ambos esposos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad